Terapias celulares

Se realizan a partir diferentes tipos de tratamientos e implantaciones, junto con una expansión, modulación y adecuación en laboratorio de las células, según la patología a tratar y el órgano o tejido afectado. Dichos procesos de implantación son realizados en salas de cirugía bajo un ámbito estéril, con los más altos estándares de calidad, por especialistas del área correspondiente al órgano o sistema que se está tratando. Además, se realiza una marcación, identificación, caracterización y categorización por medio de secuenciación genética de la célula a implantar para dar una sobretasa de confiabilidad de su desarrollo y diferenciación.

  • Terapia con Factores de Crecimiento Autólogos (AGFS): Los AGFS son proteínas que estimulan las vías de comunicación de las señales celulares que desencadenan eventos como la migración celular, la supervivencia, la adhesión, la proliferación, el crecimiento y la diferenciación. Estas respuestas celulares están involucradas en el desarrollo del organismo, la formación de vasos sanguíneos y la cicatrización de heridas. Son utilizados por sí solos o junto con células para favorecer la formación de tejido y de la matriz extracelular.

 

  • Tratamiento con Exosomas: Los exosomas son pequeñas vesículas de almacenamiento de moléculas para el transporte intercelular de señales, que se encuentran en gran cantidad en las células madre. Tradicionalmente se utilizan de forma individual, sin embargo, nosotros hacemos uso de exosomas específicos para la regeneración y modulación inmunológica, junto con las células madre implantadas, como refuerzo a los tratamientos realizados con las mismas, induciendo distintos tipos de actividad en ellas, dando así una mayor y mejor respuesta. Además, los exosomas pueden ser implantados sin riesgo a generar un rechazo en el paciente y favorecen la regeneración del tejido y el aumento en la funcionalidad de las células, así como la modulación de células madre a células específicas del tejido a tratar.Por otra parte, estamos realizando investigación para el desarrollo de exosomas para el tratamiento específico de ciertas patologías neurodegenerativas.
  • Ondas de Choque Desfocalizadas: Las ondas se distribuyen de forma lineal sin ninguna modificación en su trayectoria, por lo que solo tienen un efecto en piel, para la cicatrización y el tratamiento de enfermedades cutáneas.

 

  • Células Madre Autólogas: Son extraídas del paciente e implantadas en el mismo, con expansión y/o diferenciación en laboratorio, dependiendo de la patología a tratar.Estas células madre pueden extraerse del tejido graso, para utilización extracorpórea en lesiones de piel o heridas debido a las posibilidades inflamatorias de este tejido.Igualmente, pueden obtenerse células mesenquimales directamente de los dientes, en la pulpa dental, las cuales son expandidas e implantadas para el tratamiento de cualquier tipo de tejido.

    También las células pueden obtenerse del cordón umbilical y de la médula ósea, de donde mayormente son aspiradas; de este aspirado medular se pueden obtener células hematopoyéticas, mononucleares y/o mesenquimales, que se utilizan para el tratamiento de patologías de mayor agresividad, debido a las características celulares e inmunológicas de la médula y la posibilidad más alta de desarrollo y regeneración celular. En la médula ósea se pueden diferenciar varios tipos de células madre capaces de regenerar y recuperar tejido sanguíneo, cardiaco, neuronal, muscular, óseo, entre otros, siempre valorados previamente según la respuesta a la patología.

 

  • Células Madre Heterólogas: Son células obtenidas principalmente de cordón umbilical donde es posible obtener también células de gelatina de Wharton, una sustancia con una alta concentración de células madre mesenquimales y de compuestos como exosomas y proteínas de señalización, entre otros, que favorecen el crecimiento y desarrollo celular para la regeneración y recuperación del tejido. De igual forma, en acompañamiento de sociedades internacionales de terapia celular, hacemos uso de células somáticas especializadas y de tejidos específicos de las regiones a tratar, adaptadas en su ADN para garantizar su aceptación en el cuerpo.